ACA – Concurso de Afiches 2016


MOVILIDAD RESPONSABLE

El hombre desde siempre necesitó movilizarse. Hoy, a pesar de los amplios recursos de comunicación que se disponen, intereses múltiples hacen necesaria la movilidad, tanto del propio individuo, por exigencias de ocupación, educación, salud, recreación, etc., como por la necesidad del desplazamiento de mercaderías y servicios.

Esos desplazamientos los realiza por distintos medios y de distintas formas aunque son tantos y tan variados que no siempre permiten la accesibilidad a los destinos de forma cómoda y rápida.
Los vehículos en la vía pública son demasiados, especialmente en las grandes ciudades; los transportes no siempre son los mejores ni suficientes, mientras que aquellas formas que permiten una movilidad más efectiva, ya sea a pie o con vehículos más accesibles y maniobrables, como la bicicleta o la moto, convierten a esos usuarios en los más vulnerables entre los vehículos más potentes, grandes y veloces.

La vía pública, un espacio compartido por hombres, mujeres, jóvenes, adultos mayores, niños, personas con discapacidad, etc., necesita una movilidad reorientada desde el punto de vista global, que priorice el uso de transportes públicos sustentables y los desplazamientos a pie o en bicicleta, aunque sin renunciar al complemento del transporte público y privado.
El uso de diferentes medios de transporte, que impacten lo menos posible el medio ambiente, con el menor uso de recursos energéticos y que brinden una  mayor seguridad, son algunos de los requerimientos necesarios para lograr una movilidad segura y sustentable

Pero una movilidad sustentable no es sólo responsabilidad del Estado; necesita también de la participación y responsabilidad de los ciudadanos. ¿Cuál es entonces el aporte que pueda realizar cada individuo para construir una movilidad responsable?

El primer paso es tomar conciencia de la importancia del aporte que cada uno debe realizar desde lo individual y lo colectivo mediante la participación ciudadana. Cada ciudadano, en el ejercicio de sus derechos, debe demandar  por ejemplo el mejoramiento de la calidad ambiental, la profundización de la circulación peatonal, así como los buenos transportes, el mejoramiento de los espacios públicos y de la infraestructura vial.

Sin embargo allí no termina su participación, es  importante que cada individuo reflexione acerca de su conducta desde los distintos roles que desempeña en  la vía pública, ya sea peatón, pasajero o conductor y considere el respeto que debe tener tanto de las normas viales, como de las personas con quienes comparten el espacio público. La mejor planificación urbana o del tránsito no tendría éxito si quienes participan en ellas no respetaran aquellas normas que los regulan.

Mas info en: http://www.aca.org.ar/servicios/transito/eduvial/concurso/movilidad_responsable/frame.htm

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s