¿Cómo ser un mejor diseñador?


El jugador Suizo de tenis Stan Wawrinka, ganador de 2 Grand Slam (En París y Australia), tiene en su antebrazo, un tatuaje muy singular, se trata de la frase del escritor irlandés Samuel Beckett, la misma se lee en inglés: “Ever tried. Ever failed. No matter. Try Again. Fail again. Fail better.”

Si buscáramos una traducción de la frase del Novelista dramaturgo, sería algo como: “Alguna vez lo has intentado, alguna vez has fallado, no importa. Intenta de nuevo. Falla de nuevo. Falla mejor.”

Durante mucho tiempo el tenista de 29 años, se mantuvo en el circuito de la ATP, ganando torneos menores, pero siempre estuvo allí, intentándolo, fallando mejor. A la sombra de los grandes llamado el Big Four (Rafael Nadal, Novak Djokovic, Roger Federer y Andy Murray.)

La historia es motivadora, porque basados en el esfuerzo y la dedicación, Stan logró codearse con los mejores. Pero no sólo nos dejó una historia inspiradora en el ámbito del deporte, sino más bien una lección general de vida, que incluso puede inspirar a los diseñadores en su vida diaria.

El trabajo de diseño es a veces muy estresante, porque hay demasiados conceptos que tenemos que dominar para poder entender lo que hacemos, el diseño gráfico es una profesión que es parte de todas, por lo que tenemos que dominar un poco de todo, al final terminamos siendo ciudadanos cosmopolitas.

La cosa no queda allí, pues como diseñador debes saber un poco de programación, más si tu enfoque es el diseño web, conocer lenguajes como Php, Css, Html, etc. Sin duda cometeremos muchos errores en este proceso de aprendizaje, en mi caso he fallado con algunas muestras de impresión o en subir archivos erróneos en ftps.

El diseño en general requiere muchas horas de práctica, y dedicación, cuando era niña me fascinaban las tarjetas de superhéroes, pero nunca pensé que muchos de esos dibujos hiperrealista tardaban entre 8 y 20 horas en terminarse.

Crear trabajos basura es algo natural, en mi caso personal en un principio abusaba de efectos clichés en el photoshop, incluso una vez hice un logo de una lapa que parecía más una ilustración.

Las horas importan mucho

La comunidad del diseño destaca las horas para ser un buen diseñador, entre más horas tienes, más práctica, por lo tanto ve preparando una buena silla, sino los dolores de espalda serán prolongados, para muchos diseñadores ser bueno significa saber resolver problemas, para mí el diseño es muchas veces como ser un buen malabarista, porque tienes tantos trabajos pendientes, que lo importante es lograr un equilibrio y que ninguno se caiga.

La experiencia es importante pero como decía A. Einstein: “¿Cómo esperas resultados diferentes?, si siempre haces lo mismo”. En este punto quiero decir que es necesaria la práctica para conocer nuestros errores, y muchas veces se necesitan de fuentes externas para poder contemplar cuales son estos.

Para ser bueno, se necesita encontrar nuestro verdadero nicho, es cierto que podemos tener un conocimiento global de todo, pero siempre es importante encontrar nuestra verdadera pasión, algunos terminan siendo ilustradores, otros diseñadores web, y aunque al final sepamos un poco de todo, la especialización también no sólo nos dejará haciendo lo que nos gusta, sino que además lo haremos muy bien y empezaremos a destacar.

Al final de cuentas no hay un sólo diseñador que sea bueno en todo, puedes ver los trabajos de famosos, quizás son buenos dibujando, o diseñado elementos de identidad, pero flaquean en otras áreas como web por ejemplo. Los diseñadores al final de cuentas tenemos una enorme lista de especializaciones (Web, impresión, publicación, social, etc). Sólo basta con probar y darnos cuenta en lo que destacamos.

Regresando a la Universidad

Cuando pienso en los años universitarios, recuerdo que muchos de los profesores estaban poco actualizados, hay muchos de los conceptos actuales del diseño, que ellos no dominaban, y es que esta es una carrera bastante dura, porque se basa en lo actual y en el constante cambio. Hay muy pocas cosas que se logren aprender en las clases, en comparación con ejemplos de la vida real, en el mundo actual.

Lo más difícil como diseñador es aprender a juzgar nuestro trabajo, y a desarrollar una sensibilidad en el ojo, para poder percatarnos de detalles.

Ser un buen diseñador es como el tatuaje de Wawrinka nos dice: “Debemos seguir intentándolo”, y ¿Cómo lo logramos?, aprendiendo a juzgar nuestro trabajo, mirando los trabajos de gente que destaca en nuestro medio, viendo además que diseños son buenos y cuales malos, comparándolos con los que uno hace, esto aplica para todos los campos no sólo cuando estamos en la universidad, sino cuando realizamos trabajos a clientes reales, recuerdo una de las etapas del libro de marca, es comparar tu marca actual con la de los competidores, de esta forma puedes entender como destacas, pero al mismo tiempo no te dispersas demasiado de la categoría. Dejar que la gente juzgue nuestro trabajo, pero hablo de gente que realmente tenga conocimientos, nos hace mejorar. En una entrevista a Wawrinka el decía que usualmente veía a los mejores competidores del circuito, se fijaba en movimientos y saques de jugadores como Roger Federer o Rafael Nadal, y que eso lo hacía ser mejor cada día.

Intenta de nuevo. Falla de nuevo. Falla mejor.

Algo interesante del diseño gráfico es que a veces parece que las cosas son demasiado difíciles, pero conforme las seguimos haciendo se vuelven cada vez más naturales, por eso la práctica es un proceso fundamental para lograr el éxito.

Incluso los buenos diseñadores, tienen todo un proceso para lograr soluciones, por eso es normal ver una pizarra llena de objetivos y bocetos. En el camino las malas ideas se dejan de lado pero todo ese proceso sistemático es el que finalmente nos lleva a lograr los propósitos y a buscar esas soluciones.

El trabajo de campo es muy importante, a veces estando de frente con el producto, y no todo el tiempo detrás de una computadora, te das cuenta de algunos datos que quizás en su momento pasaste por alto, hay pistas por todo lado, por ejemplo si haces un diseño para un producto comestible, puedes ir a un mercado y mirar el orden de los elementos, los colores que usa la competencia, y tratar de buscar soluciones para resaltar la promesa básica de tu producto.

Una vez un profesor de creatividad, me dijo tristemente que gracias a él una heladería que recién ingresaba al país había quebrado, su error fue que en los anuncios para la televisión, mostró imágenes muy sensoriales de ricos helados, y olvidó poner más detalle a los elementos del local, entonces la gente que veía los anuncios, corría al local más cercano a comprar cualquier helado, en lugar de ir a la heladería específica.

Las claves del éxito.

Ser un buen diseñador es un proceso complejo, se necesitan años de experiencia, talento y mucha pero mucha paciencia. Siempre hay que tener un mentor para que logre juzgar nuestro trabajo.

 

fuente:elpoderdelasideas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s