Propuesta Única a Comunicar


Cuatro definiciones: Concepto, idea y recurso

Por Jorge Bendesky, Fabián Maison, Rodrigo Pérez Portillo, Roberto Polio y Mario Tobelem para el Instituto Superior de Publicidad

En publicidad existen dos instancias de pensamiento: la estratégica y la creativa. En la instancia estratégica el objetivo es definir QUÉ vamos a comunicar. Parece simple, pero no lo es. Se trata de una decisión crucial que define el éxito o el fracaso de cualquier acción de comunicación. Sobre un producto o sobre una marca se pueden comunicar muchas cosas: que es más rico, que es más barato, que trae un vaso de regalo, que trae un nuevo envase, que es mucho mejor que su competidor, que te refresca la mente, que es natural, que es liviano, que es…que es…que es….

El talento de un buen estratega es saber qué comunicar, a quién y cuándo.

Para definir el QUÉ se hacen innumerables reuniones, se escriben muchas páginas, se hacen investigaciones, se contratan consultores. Todo para tratar de saber cuál es la palabra mágica que hará crecer el negocio. En esta decisión intervienen variables como el consumidor, la competencia, el precio, la distribución, la economía, la imagen de marca y –obviamente- el producto o el servicio con que estemos trabajando.

Una vez que la decisión se toma se la vuelca en una presentación detallada y minuciosa en donde se exponen todas las razones que la justifican. No nos olvidemos de que en este negocio toda decisión debe ser aprobada por alguien. Pero por más extensa que sea esa presentación, por más páginas que ocupe, si es clara y precisa deberá poder expresarse en una sola frase, una frase corta, sencilla, contundente y –por sobre todas las cosas- clara. Esa frase es lo que llamamos:

01. PROPUESTA ÚNICA A COMUNICAR (PUC)
La PUC, entonces, es la síntesis de la estrategia, la que nos define en muy pocas palabras QUÉ tenemos que comunicar.

Sin una PUC clara y definida los creativos no pueden avanzar. Porque no hay rumbo. Un error que se suele cometer es adornar la PUC, darle algún giro creativo que la desvirtúa por completo. Una buena PUC no debe tener un gramo de creatividad, en el sentido “artístico”. Y en cambio debe tener toda la precisión posible.

Una PUC es una frase llana, directa. Por ejemplo: “La nueva Michelin Energy Saver ahorra combustible” o “Si usás Axe vas a tener éxito con las mujeres” o “Sprite te dice las cosas como son”. Para explicar más claramente esto último, veamos las versiones adornadas de estas PUC´s. En el caso de Michelin podría ser “La nueva Michelin Energy Saver resguarda tu potencia”. Si quiseramos arruinar la PUC de Axe podríamos decir algo así como “ Con Axe te volvés magnético” y para Sprite sería “Sprite pone en la luz aquello que está en las sombras”.

Sin dudas estas últimas versiones son más vistosas que las primeras, pero como Propuesta Única a Comunicar no sirven, porque no se entienden. Si en un brief nos ponen que la Energy Saver resguarda tu potencia, es inevitable preguntar qué nos quieren decir con eso. En cambio, si nos dicen que ahorra combustible, no hay mucho más para aclarar.

La creatividad en una estrategia está en descubrir el rumbo acertado, en detectar la oportunidad que le competencia no vio. No en escribir PUC´s que parecen titulares de avisos. Eso viene después.

Resumiendo:

PUC=QUÉ (el contenido del mensaje)

LA PUC CUANTO MÁS CLARA Y MÁS SIMPLE, MEJOR
La segunda instancia de pensamiento es la creativa.

Una vez que la estrategia nos indicó claramente el QUÉ, debemos encontrar el CÓMO. La forma en la que vamos a comunicarlo. Y esa forma tiene que ser innovadora, diferente, impactante. La forma de comunicar es nuestra arma para vencer la indiferencia natural del público. Nadie se levanta por la mañana para ver publicidad. En este trabajo tenemos que interrumpir, interrumpir el programa de TV, el programa de radio, el paisaje urbano, el diseño de un sitio web, etc. Pero con interrumpir no alcanza, también tenemos que captar la atención, tenemos que seducir, atraer y hacer que nuestro mensaje sea tan memorable como sea posible.

La creatividad no tiene reglas ni límites. Sin embargo, al hablar de pensamiento creativo vamos a definir tres términos que se usan habitualmente: idea, recurso y concepto.

02. CONCEPTO CREATIVO.

Dijimos que la PUC define el QUÉ vamos a comunicar, ahora veamos el CÓMO vamos a comunicarlo. Los publicitarios decimos la palabra concepto a cada rato, nos encanta. Sin embargo es una palabra un poco tramposa. Ni siquiera en el diccionario tiene una definición única: puede ser una “idea que concibe o forma el entendimiento”, o un “pensamiento expresado con palabras”, o una “sentencia, agudeza, dicho ingenioso”. También aparece como “opinión, juicio” o el “crédito en que se tiene a alguien o algo”. Ante este panorama lo que pasa con frecuencia es que cuando dos publicitarios hablan de concepto están hablando de dos cosas distintas. Pero como no lo saben terminan protagonizando un diálogo entre sordos.

¿Por qué en publicidad se habla tanto de concepto? En mi opinión es porque tenemos la necesidad de simplificar el pensamiento complejo. En algún punto, para poder entendernos, necesitamos poner sobre la mesa la médula de lo que estamos pensando, libre de todo accesorio: sólo lo esencial. Desde este punto de vista una PUC es un concepto: el concepto de la estrategia, su síntesis fundamental. Entonces podemos intentar agregarle al diccionario otra definición para la palabra “concepto”, y dice así: concepto es la noción básica que define una cosa. Esa cosa puede ser un objeto, un pensamiento, un sentimiento, lo que fuere. Veámoslo en un ejemplo. El concepto de mesa es “Mueble, compuesto por una superficie plana horizontal sostenida por uno o varios pies”. Eso es lo que define a una mesa. Después hay meses de madera, de plástico, verdes, blancas, altas, bajas, para comer, para jugar al pocker, para operar gente, etc. Pero todo esto es accesorio, el concepto contiene lo esencial, es lo que hace que un objeto sea o no sea una mesa. Por lo tanto si un carpintero no tiene en su mente el concepto de mesa nunca podrá construir una.

Mucho antes de que existan la publicidad, el Festival de Cannes y el programa de Gujis, Sócrates se puso a pensar en los conceptos y lo hizo de la manera siguiente. (Las negritas son mías: por favor, evitar el chiste fácil).

Objeto de la ciencia. Sócrates no se ocupaba de a naturaleza y trataba sólo las cosas morales, y en éstas buscaba lo universal y tenía puesto su pensamiento ante todo en la definición (Aristóteles, Metafísica. I, 6, 987).

Muy razonablemente él buscaba las esencias (el qué cosa es), pues trataba de razonar, y la esencia de las cosas es el principio del razonamiento (Metafísica, XIII, 4, 1078).

La exigencia de la investigación universal. Yo iba en busca de una sola virtud, y he aquí que me encuentro un enjambre Y tomando esta imagen del enjambre, si te pregunto: ¿Cuál es la naturaleza de las abejas? Me responderás que hay muchas abejas y de múltiples especies. Pero si…te pregunto después: ¿qué es esto por lo cual las abejas no difieren entre ellas y son todas abejas?…E igualmente las virtudes, pues a pesar de que son muchas y de muchas especies, sin embargo brilla en todas ellas una misma idea, por la cual son virtudes…Supone que alguien te preguntara ¿qué es la figura?…nosotros nos encontramos siempre con muchas cosas, pero yo no deseo esto, pues estas múltiples figuras, aunque contrarias entre ellas, tú…dices que todas son figuras; yo quiero saber lo siguiente: ¿qué es lo que tú llamas figuras? ¿No comprendes que yo busco lo que hay de igual en lo redondo y en lo recto y en todas las demás figuras que tú dices? (Platón, Menón, 72-75).

Entonces la ciencia para Sócrates, es siempre y únicamente ciencia de lo universal, permanente: de lo individual mudable, sólo da opinión. Pero él, tratando de construir una ciencia de conceptos, con su método prepara la doctrina de Platón: si, en efecto, sólo el conocimiento de los conceptos es verdadero conocimiento, será verdadera realidad, únicamente el objeto de estos conceptos, es decir, el mundo de las ideas eternas. ( Mondolfo Rodolfo. El pensamiento antiguo. Losada. Buenos Aires, 1980).

Es importante aclarar que en estos fragmentos se utiliza la palabra “idea” en una acepción que nada tiene que ver con la que acabamos de definir. Lo importante es tener claro que cuando hablamos de concepto hablamos de aquellos que es esencial y que no cambia. Ya sea para un filósofo o para un publicitario que tiene que definir una línea de campaña.

En publicidad hay muchas cosas para conceptualizar: la estrategia, la creatividad, la gráfica. Así es como aparecen términos como “concepto de brief”, “concepto creativo” y “concepto gráfico”. En todos los casos estamos hablando de lo básico, lo esencial, lo que define la estrategia (la PUC), la línea creativa o la línea gráfica. Son aquellos elementos que de no estar, la estrategia cambia, la línea creativa cambia y la gráfica también. Los que más nos enredamos con el concepto somos los creativos. Ya definimos qué es la PUC. Ahora vamos a ver qué es un concepto creativo.

Es la PUC, ya filtrada por la creatividad. Es decir, una interpretación de la PUC desde el punto de vista creativo: ha intervenido el pensamiento lateral. El concepto creativo no es, no debe ser, una mera traducción de la PUC al lenguaje creativo; es una recreación, y a veces una verdadera transmutación. El concepto creativo es el horizonte donde se recortarán todas las piezas de una misma campaña. Es el ángulo, la base. Suele estar explícito a través de un slogan o claim que aparece en todas las piezas. Pero también puede quedar implícito.

Nota: Metodológicamente conviene definir un concepto creativo para, a partir de él, encontrar la o las ideas. Sin embargo, no es anormal que surja a posteriori de la idea, como una derivación que la justifica. Es decir, tenemos una idea y de inmediato descubrimos qué buen concepto creativo tiene atrás.

En el ejemplo que sigue podemos decir que la PUC es algo así como “Beam TV simplifica tus envíos” (se trata de un servicio para enviar videos, fotos, etc en alta calidad por Internet). El concepto creativo es “Si todo se simplificara tanto como tu trabajo”. Como puede verse este concepto contiene a la PUC, pero ha pasado por el filtro del pensamiento creativo.

Es evidente que si al aviso le quitamos el concepto que aparece como titular, es imposible de entender. Es esa frase la que explica por qué aparece un leñador a punto de derribar un mísero arbolito. Con el mismo concepto y con al misma idea podemos hacer avisos diferentes, sólo tenemos que encontrar variantes en la situación. Va otro ejemplo de la misma campaña.

Entonces: partiendo de la PUC, generamos un concepto y una idea para comunicar de manera diferenciadora lo que la estrategia está pidiendo.

PERO (este pero es importante) el orden de aparición de estos elementos no tiene por qué ser siempre como acabamos de describirlo. Salvo en el caso de la PUC, que necesariamente debe aparecer primero. Ya en el terreno creativo podemos partir de una idea para luego formular el concepto o al revés, en ese sentido es mejor manejarse con flexibilidad. Por otra parte, si cuando estamos pensando aparece un concepto que nos gusta, es importante saber que lo que tenemos es bastante poco. Ya que un concepto sólo tiene valor cuando va a acompañado de una buena idea. Por lo tanto podemos decir que tenemos algo una vez que tengamos el concepto y la idea que lo expresa.

Cuando el concepto creativo no está verbalizado.

Como ya dijimos, no siempre el concepto creativo aparece expresado en palabras. Sin embargo subyace, puede ser más o menos evidente, pero está. Vamos a ver un ejemplo:

Este aviso simplemente dice “Acelerador de bronceado”.

Es la PUC sin ningún tipo de elaboración creativa. Sin embargo podemos decir que el concepto que da origen a la idea de la sombra del avión impresa en la piel es “No vas a poder creer lo rápido que vas a broncearte”. No está escrito, tampoco necesita estarlo porque el aviso se volvería muy obvio. Pero es el concepto creativo del aviso.

03. LA IDEA.

La herramienta fundamental para vencer la indiferencia y capturar la atención del público es la creatividad. Aquello que es diferente, aquello que sale de lo habitual, lo que no es como esperamos que sea, indefectiblemente nos llama la atención. En publicidad, la creatividad del mensaje se define por la presencia de una idea.

Es importante aclarar que la definición que vamos a realizar se refiere a la palabra “idea” en el contexto publicitario, en el cual no tiene el mismo sentido que se le atribuye a la palabra “idea” en general. Si una persona decide colocar una mesa en el jardín para cenar en una noche de verano, se puede decir con toda justicia que tuvo una buena idea. Pero eso nada tiene que ver con el significado de la palabra “idea” en publicidad.

Veamos de qué se trata, aunque no sea una definición fácil, porque la magia es algo muy difícil de definir.

En el aviso del Zoo de Buenos Aires, la PUC es: el Zoo ahora tiene canguros. El concepto creativo es “los canguros se apoderaron del Zoo”. La idea es: mostrar a los canguros sin mostrarlos, porque en lugar de verlos a ellos vemos su consecuencia, referida al imaginario de que los canguros pegan piñas.

Una versión sin idea del aviso del Zoo sería poner un canguro en la imagen y conservar el titular tal cuál está. Expone la información pero no hay nada que separe a ese aviso de otros miles, por lo tanto será menos impactante, menos recordado, no sumará demasiado a la imagen de marca. En síntesis, será menos efectivo.

Una idea publicitaria es una acción. Es hacer algo para lograr determinado efecto en la mente de las personas. Ese efecto casi siempre pasa por el asombro, en presencia de una idea publicitaria lo primero que pensamos o sentimos es “¿cómo se les ocurrió eso?” porque sentimos que a nosotros no se nos hubiese ocurrido, porque no es una forma de pensar esperable, tiene algo de ilógico. Al mismo tiempo las ideas activan emociones, pueden hacernos reír, conmovernos, preocuparnos, asustarnos, indignarnos, esto depende de las intenciones del mensaje. Las ideas asocian lo que normalmente está separado, arman cosas nuevas con elementos viejos, llegan a conclusiones que no son las que estamos esperando. Nos dicen cosas muy normales de una manera “anormal”. La idea es la base mínima creativa de los mensajes publicitarios, es un juego mental destinado a decirnos lo de siempre de una manera en la que no lo vimos nunca.

La idea forma parte del cómo vamos a comunicar.
Es un juego mental que expresa el mensaje de manera inesperada.

04. RECURSO.

A pesar de lo que acabamos de decir, mucha de la publicidad que vemos carece de una idea. Vamos a ahorrarnos los juicios de valor y preguntémonos ¿qué es lo que tienen entonces? Esa publicidad se basa en recursos. Y los recursos son…recursos. En este caso la publicidad no tiene una definición propia.

Existen dos tipos de recursos:
a. Recurso conceptual: es el mecanismo usual para vehiculizar una idea. Se trata de un módulo, de un dispositivo abstracto, de una estructura, de un juego de casilleros vacíos que se pueden llenar con diferentes contenidos. Un mismo recurso se puede emplear en piezas absolutamente diferentes.

Hay recursos muy generales y recursos muy específicos:

– Comparación.

– Problema-solución.

– Antes y después.

– Pregunta y respuesta.

– Contradicción texto-imagen.

– Sustitución.

– Parodia.

– Etc.

Estos recursos suelen corresponderse con clásicas figuras retóricas.

Los recursos no son buenos o malos en sí, en tanto su función, utilidad y valor dependen de la idea. A la que siempre deben estar subordinados. A la que nunca pueden sustituir. Siendo conocido el repertorio de recursos que emplea la publicidad, la aparición de uno o varios puede generar la ilusión de la existencia de una idea que en realidad no está. Suele llamarse “recursero” al aviso apoyado en un recurso y no en una idea.
b. Recurso técnico: Herramienta empleada para realizar la pieza publicitaria de modo que logre su efecto de la mejor manera.

– Retoque fotográfico

– Truca computada

– Efectos especiales

– Sobreimpresión

– Banda musical

– Deformación de letras

– Mezcla de blanco y negro y color

– Arte hiperrealista

– Impresiones o papeles especiales

– Voz del locutor.

– Estilo de redacción.

– Uso de un famoso para recomendar un producto

– Mil ectcéteras.

Los recursos son un imprescindible conjunto de significantes que hacen sensible la idea. Son los elementos que dan forma a su aparición concreta. No se puede hacer un aviso, un spot, un cartel o un folleto sin apelar a varios de estos recursos. El aviso siguiente está basado en un recurso visual y carece de una idea.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s